Razones para ir al fisio

Las visitas regulares al fisio son impresindibles en la vida del deportista. Por experiencia personal, he de decir que las visitas regulares al fisio me han salvado más de una vez de lesionarme. Buscad siempre el mejor fisioterapéuta de vuestra zona. Contar con un gran profesional como Stefan, fisioterapeuta en Barcelona, es la clave.

¿Por qué ir al fisio?

razones para ir al fisio

A continuación vamos a ver las cuatro razones pos las que debemos ponernos en manos de un buen fisio: la prevención, el alivio del dolor, los ejercicios pasivos y el dejar de tomar analgésivos y antiinflamatorios.

Porque podemos prevenir lesiones

Tened en cuenta siempre que el mejor tratamiento siempre es la prevención. Aplicado al campo de la fisioterapia, la mejor forma de prevenir lesiones es acudir regularmente a visitar a nuestro fisio de confianza.

Generalmente pensamos que si no tenemos ninguna patología o lesión grave no sea necesaria la fisioterapia, y es al contrario, es mejor visitar regularmente al fisio como prevención. Ponerse en manos de un profesional para mantener la salud de nuestra musculatura.

Porque podemos aliviar el dolor

El dolor es una forma que tiene nuestro cuerpo de avisarnos, es una alerta. En ocasiones normalizamos el dolor, creemos que es lo normal, cuando en realidad no lo es. Ocurre en muchas ocasiones con el dolor lumbar, muchas personas llegan a normalizar que duela esa zona, y se llega a un punto, que creen que lo raro es que no duela.

dolor lumbar

Cuando hay dolor, hay un problema. Y si el dolor es de origen físico, debemos acudir a nuestro fisioterapeuta de confianza.

Por los ejercicios pasivos

Los ejercicios pasivos pueden ser de muchas formas, un ejemplo de ejercicio pasivo pueden ser los de movilidad, pero también pueden ser ejercicios de estiramientos. El objetivo de estos ejercicios es la prevención, es decir, se realizan antes de que el dolor muscular pueda llegar a limitar el ejercicio. Con los ejercicios pasivos se disminuye el riesgo de que se produzca una lesión mayor.

Para dejar de tomar analgésicos y antiinflamatorios de forma regular

Los analgésicos y antiinflamatorioes son de gran utilidad cuando nos encontramos en la fase aguda de una lesión, pero no podemos ni debemos abusar de ellos. Estos medicamentos alivian los síntomas, pero no eliminan la raíz del problema. La dolencia puede paliarse unos días, pero volverá a aparecer al dejar de tomar las medicinas. Es aquí donde entra en juego un buen fisio, cuyo tratamiento nos ayude a superar la lesión, de forma que ya no necesitemos tomar ninguno de estos fármacos.

Además, el mejor fisioterapéuta nos dará las pautas necesarias para que la lesión no se vuelva a producir, si por ejemplo el origen es postural, nos ayudará a corregir el problema desde la base.

Espero que estas razones os hayan convencido para hacer una visita a vuestro fisio, y si todavía no tenéis uno, a buscar un buen profesional en vuestra zona, que se convierta en vuestro fisio de confianza, al que podáis acudir regularmente para prevenir posibles lesiones y dolencias.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies