Beneficios de la sauna

La sauna es un baño de vapor que realizamos a gran temperatura. Las saunas pueden ser de diferentes tipos, estos tipos son seco (sauna finlandesa) y húmedo (baño turco). Ambos tipos presentan diferencias entre si. Tomar una sauna tiene grandes beneficios a nuestro bienestar y a nuestra salud, ¿Sabes cuáles son?

Tipos de saunas

La sauna es ideal para limpar nuestro cuerpo de toxinas mediante el sudor. Gracias a la sudoracón profunda y a la gran transpiración que se produce, seremos capaces de abrir nuestros poros para limpiarlos. La transpiración profunda nos ayuda a limpiar toxinas, bacterias y sebo acumulado en los poros de nuestra piel. La sauna puede ser seca o húmeda y actualmente encontramos saunas a medida en gran cantidad de centros.

Sauna seca o sauna finlandesa

La sauna seca o finlandesa es aquella que se realiza en una pequeña habitación de madera, con una temperatura de entre 80 y 90ºC, y una humedad mínima. La cabina está recubierta de madera, con diferentes bancos que se situan a alturas diferenciadas. El elemento que da calor es una estufa cubierta con piedras sobre las que se puede echar agua para producir un poco de vapor.

Sauna húmeda o baño turco

A diferencia de los cerca de 90ºC de la sauna finlandesa, en el baño turco o hamman no superamos los 70ºC de temperatura. Pero la gran diferencia es el nivel de humedad, mientras que en la sauna convencional o finlandesa la humedad es mínima y no supera los 20ºC, en el baño turco la humedad es muy alta (cercana al 100%) y el habitáculo se llena de vapor.

Beneficios de la sauna

El principal beneficio de la sauna (tanto seca como húmeda), es la liberación de toxinas mediante el sudor. Además de la eliminación de toxinas, también se activa de una forma importante la circulación sanguínea.

Además, los contrastes de temperatura a los que nos sometemos cuando tomamos una sauna (entramos y salimos de ella a darnos duchas frías), nos ayudan a una gran relajación muscular y a liberarnos del estrés. Pero aunque estos son los beneficios principales, existen muchos más que veremos a continuación:

  • Eliminación de toxinas de la piel
  • Limpieza de las vías respiratorias
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Induce a la relajación
  • Mejora el estrés
  • Relajación muscular tras el entrenamiento
  • Mejora la calidad del sueño

Tomar una sauna es algo que debemos hacer con cierta tranquilidad para llegar a una mayor relajación y aprovecharse de sus beneficios. Según la tradición finlandesa, las saunas eran lugares para el recogimiento y la relajación.

Contraindicaciones

La sauna es muy beneficiosa para la salud, pero no es para todos. A continuación un pequeño listado con las contraindicaciones. No se debe tomar una sauna en los siguientes casos:

  • Personas con hipertensión
  • Si se padecen problemas circulatorios
  • Personas con patologías cardiacas
  • Varices en fase avanzada
  • Problemas de circulación cerebral
  • Problemas relacionados con la tensión arterial (tanto la hipertensión como la tensión baja)
  • Hipertiroidismo
  • Glaucoma
  • Tumores
  • Fiebre

Además de las contraindicaciones, existen algunos casos en los que se debe tener precaución: durante la menstruación y embarazo. Siempre se debe consultar a un médico antes de tomar una sauna por primera vez para evitar posibles problemas.

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies