Piernas cansadas

Las piernas cansadas son un problema que afecta cada vez a más personas, especialmente a mujeres. La retención de líquidos que producen la menstruación o el embarazo pueden ser algunas de las causas de la sensación de piernas cansadas. También el sedentarismo, los desarreglos hormonales, malas posturas, abusar de ropa que no favorece la circulación o algunos medicamentos son otras causas frecuentes del problema de piernas cansadas.

Las altas temperaturas también favorecen las piernas cansadas, por ello el problema suele empeorar en verano. Este problema produce síntomas como sensación de hormigueo, pesadez, dolor, cansancio, calambres, picor, hinchazón…  Estos síntomas denotan una mala circulación en las piernas que se conoce como síndrome de piernas cansadas.

piernas cansadas

El sedentarismo es uno de los mayores enemigos del síndrome de las piernas cansadas, ya que contribuye a empeorar el problema. Si el problema empeora, aparecerán otros síntomas como las varices.

Trucos para mejorar las piernas cansadas

Aquí puedes ver diferentes formas de atacar al problema. Muchos de estos remedios para las piernas cansadas son sencillos. Entre los trucos o consejos para evitar el síndrome de las piernas cansadas se encuentran llevar una alimentación adecuada baja en sal, el uso de productos como geles o cremas especiales y los baños de contraste con agua caliente y fría. Además de estos trucos para piernas cansadas, también se puede recurrir a los tratamientos que ofrecen los centros de estética y bienestar.

Trucos para las piernas cansadas

Los siguientes trucos te ayudarán a mejorar el problema, aunque siempre es conveniente que consultes a un especialista.

  1. Realizar masajes para activar la circulación. Un auto-masaje con un gel efecto frío para piernas cansadas al acabar la ducha. Este Gel efecto frío es ideal tanto para deportistas como para el problema de las piernas cargadas. Los geles antiinflamatorios, como la árnica, son también de gran ayuda.
  2. Hacer baños de contraste con agua caliente y fría (alternar en la ducha agua a diferentes temperaturas, terminando siempre con agua fría). También puedes acabar la ducha con un chorro de agua fría sobre las piernas. Si te atreves a pasar un poco de hielo por las piernas, mejor todavía. Te recomiendo leer este post si no conoces los beneficios del agua fría y caliente.
  3. Poner las piernas en alto para favorecer la circulación de retorno. Para evitar la pesadez, que se va acumulando a lo largo del día, mantener las piernas en alto al final del día.
  4. Evitar el sedentarismo. El sedentarismo es uno de los factores que más influyen en el síndrome de piernas cansadas. Hacer ejercicio y mantenerse activo es la clave para mantener un buen estado de salud. Puedes hacer pequeños cambios como por ejemplo ir andando en lugar de en coche.
  5. Evitar los alimentos demasiado salados y evitar el exceso de sal en la dieta.
  6. Beber agua. Mantener una buena hidratación bebiendo la cantidad de agua recomendada (unos 2 litros al día) de líquido. No todo tiene por qué ser agua, también pueden tomarse infusiones o zumos naturales, pero siempre evitar otros líquidos poco saludables, como los refrescos azucarados. Puedes visitar este post que habla sobre los beneficios de dejar el azúcar.
  7. No ponerse ropa que apriete demasiado. Sobre todo para trabajar. Si trabajas en una oficina, evita llevar pantalones apretados, siempre es mejor llevar ropa más floja que no dificulte la circulación de las piernas. Ocurre lo mismo si tu trabajo consiste en estar de pie muchas horas.
  8. Hacer ejercicio y moverse. Lo ideal es hacer ejercicio cardio combinado con tonificación, pero si no estás suficientemente en forma los paseos son ideales para estimular la circulación en las piernas. Si puedes salir a correr o montar en bicicleta un par de veces por semana sería perfecto.

En la siguiente infografía encontrarás un resumen de la información acerca de este tema:

Piernas cansadas infografía
Infografía sobre el síndrome de piernas cansadas.

Mejores productos para tratar las piernas cansadas

Tener las piernas pesadas y cansadas es un problema extendido. Por ello existen en el mercado cada vez más productos para tratar las piernas sobrecargadas. Puedes encontrar una gran variedad de geles y cremas para tratarlo. Los productos de Vid Roja para piernas cansadas van genial para un auto-masaje al final del día. Los geles efecto frío también son adecuados para tratar este problema. Este tipo de geles fríos son ideales para aplicar al salir de la ducha. Realizar un auto-masaje con una crema para piernas que están cansadas también es de gran ayuda.

Si tienes un trabajo sedentario, intenta moverte un poco, en la medida de lo posible, levantarte y dar algún paseo, ya sea caminar un poco por la oficina, o mover las piernas de vez en cuando. Por el contrario, si tu trabajo consiste en estar de pie muchas horas, intenta, dentro de lo posible, sentarte de vez en cuando.

Tratamientos para piernas cansadas

Si el problema no mejora, en los centros de estética existen algunos tratamientos para piernas cargadas, como la presoterapia, masajes de drenaje linfático o los masajes con vendas frías. En general, los masajes que ayuden a mejorar la circulación de las piernas.

Puedes ampliar información si lo deseas leyendo este post de la web geosalud, en el que detallan más acerca de los síntomas de las piernas cansadas, así como sus causas y formas de prevenirlo.

Piernas cansadas en deportistas

Las piernas cansadas en deportistas no tienen que ver con la mala circulación ni la retención de líquidos, generalmente tienen que ver con la sobrecarga después de muchas horas de entrenamiento, o de muchos días seguidos de entrenamiento intenso. Por ello existen productos especiales para ellos, como geles y emulsiones de efecto frío diseñadas para deportistas.

Para aliviar el cansancio en las piernas producido por el entrenamiento intenso, y la sobrecarga en las piernas, prueba a darte algunos masajes con geles de efecto frío, cremas con algún antiinflamatiorio, como la árnica (aquí tienes un gel de árnica), frotar las piernas con hielo después de la ducha, y si el problema persiste, una visita al fisio para descargar las piernas.

Otra forma de descargar las piernas después de duras sesiones de entrenamiento es mediante el masaje o liberación miofascial. Seguramente la palabra fascia te suene por la famosa fascitis plantar. La fascia es un tejido conectivo que envuelve y une todo el cuerpo (músculos, huesos, órganos, etc…). Este tejido permite que los músculos se muevan libremente. Cuando las fascias se endurecen y se «pegan» al músculo, es importante liberarlas. Para ello, existen instrumentos como pelotas de masaje o rodillos, que ayudarán a despegar este tejido. Es importante para un deportista liberar las fascias de vez en cuando.

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies