Adelgazar sin rebote

Uno de los peligros a la hora de adelgazar es el efecto rebote. Si adelgazamos demasiado rápido, o no lo hacemos de la forma adecuada, es posible que en poco tiempo recuperemos el peso perdido, e incluso más. Es importante saber como perder peso de forma correcta, para adelgazar sin rebote.

¿Qué es el efecto rebote?

efecto rebote

El efecto rebote se debe a un mecanismo de supervivencia del cuerpo, en el que, tras una dieta, el cuerpo interpreta que estamos en un periodo de escasez, y trata de «ahorrar» el máximo de energía posible, para gastar las menos calorías posibles. El objetivo de este mecanismo de supervivencia, es el de sobrevivir más tiempo (debido a la escasez que cerebro interpreta). Para llevar a cabo ese ahorro de energía, el metabolismo se ralentiza, y al cuerpo le es más fácil almacenar reservas.

El rebote se produce, al finalizar la dieta, ya que se vuelve a la alimentación anterior (generalmente hábitos de alimentación inadecuados). Mientras esto sucede, el cuerpo todavía sigue en ese modo de «ahorrar energía». Por eso se vuelve a engordar rápidamente, recuperando parte del peso, todo el peso, o incluso más de lo que se perdió.

Por tanto es importante tener claro que la base de un buen plan de adelgazamiento es aprender buenos hábitos, a alimentarse correctamente, y así evitar el temido efecto rebote

Como adelgazar sin efecto rebote

como adelgazar sin efecto rebote

Aprendiendo a comer

No sirve de nada hacer una dieta milagro, en la que pasemos hambre y además nos entre ansiedad por comer. Perdemos peso rápido, si, pero el riesgo de efecto rebote es grandísimo. Este tipo de dietas prometen una pérdida de peso muy rápida, pero hay que tener en cuenta que no es la solución, ya que es muy probable que reboten.

aprender a comer para evitar el efecto rebote

En su lugar, quitemos algunas calorías del día. Basta con reducir un poco algunos alimentos 400 o 500 Kcal diarias. De esta forma puedes adelgazar comiendo de todo. Si, has leído bien, es posible adelgazar sin dejar de comer, comiendo de todo*, pero de una forma moderada.

De esta forma, evitamos que el cuerpo se ponga en “modo supervivencia” a ahorrar energía. El metabolismo seguirá como siempre, pero al reducir un poquito al día,

*«adelgazar comiendo de todo», donde “comer de todo” significa llevar una alimentación equilibrada, según la pirámide nutricional.

No te fíes de las dietas milagro

Rebotan todas. Huye cuando veas cosas del tipo: Perder 10 kg en un mes, pierde peso en 3 días, perder 2 kg en una semana.. y burradas similares. Si una dieta es demasiado rápida, el cuerpo va a rebotar cuando dejes de hacerla.

desconfiar de dietas milagro

Debes desconfiar ante estas promesas. Cada vez son más los profesionales de la nutrición que basan sus planes de adelgazamiento en enseñar a comer adecuadamente a sus clientes. No te fies de las dietas milagro o dietas mágicas, ni de promesas demasiado irreales.

Hacer ejercicio

Hacer algo de ejercicio es bueno en cualquier caso. Si queremos adelgazar, una buena manera de ayudar a la dieta es haciendo ejercicio. Si es cardio, mucho mejor. El cardio nos ayuda a quemar grasa y no debe faltar en los entrenamientos. Gracias al cardio y dependiendo de la actividad, es posible quemar unas 400 calorías de media (con actividades muy intensas puedes llegar a quemar mucho más). Algunas de las actividades cardio que puedes realizar son salir a correr, montar en bicicleta, elíptica, aeróbic, Zumba, baloncesto…

ejercicio cardio con cinta

Cuando adelgazamos, es posible que perdamos también algo de tejido muscular, por lo que el entrenamiento de fuerza no debe dejarse de lado. Entrenar fuerza es una forma de mantener los músculos, entre otros beneficios.

Puedes hacer ejercicio en el gimnasio o en casa. En 2020 y 2021 muchas personas han empezado a entrenar en casa. Nosotros te proponemos algunos retos fitness, como este reto de la operación bikini, estos retos de abdominales de 30 días, o el reto de las sentadillas.  Antes de comenzar un reto fitness, es importante que consultes a tu médico si tienes dudas a nivel de salud, y a un entrenador o profesional del deporte si tienes dudas técnicas.

Para perder peso sin rebote hay que…

Insistimos, al final de este artículo, en lo que hemos comentado arriba… Tener paciencia. Algo tan sencillo como tomarlo con calma, con tiempo, y paciencia, y ser disciplinado. Perder peso de forma lenta y sin prisa, es la clave para no tener efecto rebote. Reduciendo un poco las calorías diarias (o déficit calórico, comiendo un poco menos), y haciendo ejercicio.

Muchos nutricionistas y profesionales de la alimentación están «enseñando a comer» y buenos hábitos alimenticios, ya que eso no tiene efecto rebote y además funciona mucho mejor que las dietas convencionales.

Esperamos que el artículo te haya servido, para que puedas adelgazar sin rebote  y de una forma segura.


Últimas entradas en el blog:

micropigmentacion

La micropigmentación: Descubre porqué es la técnica estética de moda

Micropigmentación es la técnica estética que simula el vello o pelo real mediante el uso de pigmentos. Estos pigmentos se ...
Leer Más
tratamiento fisio en casa

Ventajas de la fisioterapia a domicilio

Cada vez son más las clínicas de fisioterapia que ofrecen sus servicios a domicilio. A pesar de lo que muchos ...
Leer Más
comida griega

Cocina griega y beneficios para el deportista

La dieta mediterránea está relacionada con la buena salud y la alimentación saludable. Además de la gastronomía española, los otros ...
Leer Más

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies